Ir al Blog

El ‘anumerismo’ también es incultura

Anumerismo
El anumerismo- LUIS F. SANZ

Saber pocas matemáticas nos convierte en ciudadanos más manipulables – El desconocimiento de los números carece del reproche social que provocan otras ignorancias.

Comprar un décimo a Doña Manolita “porque ahí cae mucho” sin tener en cuenta la enorme cantidad de números que despacha esa administración de lotería. Traducir del inglés la palabra billion por “billón” sin considerar que en español ese término designa una cifra mil veces mayor. Asumir sin el menor sentido crítico el titular “ocho autonomías, por debajo de la media en gasto sanitario”, sin preguntarnos qué tendrá de extraordinario la noticia.

Estos tres ejemplos son síntomas de anumerismo, la incapacidad en diversos grados para desenvolvernos en el universo de las cifras. La palabra la popularizó hace 23 años el matemático estadounidense John Allen Paulos en El hombre anumérico (Tusquets), un ensayo que ya es un clásico. Y aunque el término no ha entrado en el diccionario, describe una realidad vigente, un tipo de ignorancia que puede afectar a personas cultísimas en otras ramas del saber. Su precio, según Paulos, es alto. “Usted puede elegir entre tener o no ciertas nociones numéricas pero si no las tiene será más manipulable”. Y más proclive a dejarse engañar por charlatanes y pseudocientíficos.

Pueden seguir leyendoeste reportaje de Bernardo Marín en El País.

El desafío de la semana: Cuadrado mágico de productos

Javier Cilleruelo, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro del Instituto Ciencias Matemáticas (ICMAT), plantea el tercer desafío matemático de EL PAÍS.

El problema consiste en completar un cuadrado de tres por tres, donde ya se ha escrito el 15 en la posición central, con otros ocho números enteros positivos, todos ellos distintos entre sí y de tal manera que al multiplicar los tres números de cada fila, de cada columna y de cada una de las dos diagonal obtengamos, en todos los casos, el mismo resultado. Continuar leyendo “El desafío de la semana: Cuadrado mágico de productos”

¿Desaparecerán los apellidos?

El catedrático de Matemática Aplicada de la Universidad de Cantabria y miembro de número de la Real Academia de Ingeniería Enrique Castillo asegura que si el orden de los apellidos, en caso de desacuerdo entre los padres, lo determina el alfabeto, al cabo de muchas generaciones, desaparecerán todos menos ‘Abad’. De esta manera, los ciudadanos acabarán teniendo el mismo apellido y, además, por duplicado: ‘Abad Abad’.

“Los matemáticos, físicos e ingenieros sabemos del inmenso valor de la intuición en la investigación y el progreso humano, pero también somos conocedores de los riesgos que la intuición tiene en estas ciencias y de las veces que la intuición nos traiciona”, advierte el científico, al tiempo que señala que el caso de los apellidos es una de éstas, pues, a su juicio, el orden alfabético conduce “asintóticamente” (tras muchas generaciones) a la desaparición de todos los apellidos, menos uno, atendiendo a un cálculo de probabilidades.

Para Castillo, las dos opciones que se manejan cuando no haya consenso entre los padres, el orden alfabético y el sorteo, no resuelven el problema.

Pueden leer la noticia completa en Europapress.