Carnet de manipulador de datos

Recientemente hemos conocido que el artículo Growth in a time of debt, de C. Reinhart y K. Rogoff, tiene un importante error de cáculo. Al parecer en el diseño de unas hojas de cálculo.

Este artículo pretende mostrar cómo el crecimiento económico de un país cae en picado si su deuda pública sobrepasa el 90% del PIB.

Este trabajo ha tenido una gran influencia en la política de austeridad económica que los distintos países se han impuesto como única salida a la crisis. A principios de año, un editorial de The Washington Post advertía contra una posible bajada de la guardia en el frente del déficit porque estamos “peligrosamente cerca de la marca del 90% que los economistas consideran una amenaza para el crecimiento económico sostenible”.

Ahora que sabemos que existe un terrible error de cálculo y que estamos sufriendo los efectos de las políticas de austeridad uno se pregunta si, al igual que existe un carnet de manipulador de alimentos para cualquier actividad profesional que tenga que ver con la alimentación, no deberíamos promover un carnet de manipulador de datos.

Claro, que a uno le queda la duda de si se trata un error o se han cocinado las hojas de cálculo para que coincidan con la hipótesis que se pretende demostrar… Está bien, no os puedo engañar, a mí no me cabe la menor duda.

He obtenido esta información del artículo La depresión Excel de Paul Krugman para El País.

También pueden leer sobre esto en El artículo de Reinhart y Rogoff y el nuevo Despotismo Aneuronado de La Ciencia y sus Demonios

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Prensa. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Carnet de manipulador de datos

  1. Francisco dijo:

    Muy buena esta entrada del blog. Yo creo, sin acritud, que ese carnet de manipulador de datos debería tener una versión en carnet platino especialmente dirigida a los defensores del “Estado chiquitito” y “los mercados se controlan solos”. La platino exclusive es solo para los del “Estado chiquitito (pero yo cobrando de él)”. Lo digo sin acritud, naturalmente.

Los comentarios están cerrados.